Trastorno de Procesamiento Sensorial

Aunque el Trastorno de Procesamiento Sensorial (TPS) es terminología nueva, este trastorno ha sido identificado en la comunidad médica desde la década de los 70s pero era casi un “tabú” y se clasificaba así a niños con problemas neurológicos identificados.

El TPS se refiere a un grupo de “fallas” en las terminaciones neurales que envían órdenes al cerebro. En pocas palabras los mensajes que el cerebro reciba no están completos. Estas fallas no son enfermedad ni representan ninguna otra condición médica, sin embargo el TPS se ve altamente relacionado con diagnósticos como el autismo, la parálisis cerebral, hiperactividad y déficit de atención.

Sería imposible explicar en una sola composición cada detalle de algo que comprende el cuerpo por dentro y por fuera. La mayoría de nosotros somos intolerantes, sensibles y preferimos las cosas de cierta manera pero aprendemos a manejar esas sensaciones.

Para algunos niños el aprendizaje corporal y sensorial no es fácil y como no pueden entender sus propios sentidos y estos no le proveen al niño un panorama adecuado del mundo, los niños no saben cómo responder adecuadamente y a veces tienen problemas de aprendizaje y/o comportamiento.

Empecemos por esto, NORMAL significa que es la media-promedio. Por ejemplo, si entrevisto a 10 zombies, 8 de ellos me van a decir que comen cerebro, y eso es lo normal. Como padres, esperamos que todo lo que nuestros hijos hagan mínimo sea normal y de preferencia extraordinario, en pocas palabras ANORMAL. ¡Así que primero que nada, la etiqueta de NORMAL, se va!

La línea que divide lo sensorial de lo problemático es cuando esos comportamientos diferentes interfieren con actividades cotidianas. Puede ser una híper (sobre) o hipo (debajo) sensibilidad a cosas que los niños hacen. Por ejemplo, los niños que disfrutan del ruido son hiposensibles porque para escuchar necesitan que sea a niveles elevados y no tiene nada que ver con problemas del oído ni sordera. Los niños hipersensibles en cambio no soportan el ruido porque sienten que sus cabezas van a explotar.

La tabla a continuación es una referencia de cómo responde el sistema sensorial.

HIPERSENSIBILIDAD MODULADO HIPOSENSIBILIDAD
REACCION DEL SISTEMA NERVIOSO La respuesta es sensorial es tan baja que no se consigue respuesta física o la respuesta es baja también. El sistema nervioso recibe y registra las señales. Respuesta sensorial inapropiada que refleja alta activación (inapropiada) de los sentidos.
COMPORTAMIENTO Niños muy pasivos que no reaccionan ante el estímulo. Suelen cansarse rápido y prefieren las actividades silenciosas. A veces, se presentan con tono muscular bajo. El niño interactúa apropiadamente con personas, objetos y situaciones. Niños que actúan a la “defensiva” y de forma exagerada (llantos) por cosas que perciban como amenazas.
COMPESACION (ESPONTANEA O CON TERAPIA) Estos niños tienen episodios de hiperactividad para compensar la reacción corporal. Estos niños experimentan de manera natural todo tipo de reacciones acorde con la situación. Estos niños tratan de cerrarse a todo lo que les moleste y a veces se ven como distraídos o callados porque evitan estas situaciones.

Referencia de Lindsey Biel & Nancy Peske.

En el transcurso de esta semana, actualizare el blog con información específica sobre cada cuadro sensorial y con más información que les pueda servir como referencia. Repito que cada una de las cosas aquí mencionadas, no son referencia medica sino experiencia de ser madre de 3 niños sensoriales, lo que va en esta serie de blogs referente al tema es basado en mis notas y en las recomendaciones terapéuticas para cada uno de mis hijos pero que pueden ser usadas como punto de partida para cualquier niño aplicado por cualquier padre.

Muchas de las páginas que se encuentren por el internet, confunden el TPS con Autismo y/o Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Aunque si bien es cierto que el TPS afecta a estos niños, no siempre es el caso y “etiquetar” a los niños con problema sensorial dentro de otras condiciones médicas es solo una globalización de un problema.

Cuando tengan alguna duda, consulten con su médico y si no les convence consulten con otro. Nunca con Google, porque recuerden que cualquier loco puede crear una página, ergo yo. La única página que encontré con información al respecto es Neurolandia.

Ahora, que si están convencidos de que uno de sus pequeños tiene problemas sensoriales les recuerdo que el único tratamiento disponible es la terapia ocupacional (artística, musical, o parecida) y cualquiera de estas puede practicarse en casa. Si gustan leer sobre Actividades Sensoriales sigan este enlace.

Un abrazo de media noche, nos leemos en unas horas.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn