Dar Gracias

Mi festividad favorita es el día de Acción de Gracias. En Estados Unidos, el último jueves de noviembre, las familias se reúnen a cenar mientras dan gracias por todo. Los platillos que se sirven, son los que se supone se comieron en esa celebración de los peregrinos ingleses y los indios Wampanoag en 1621.

Estas son las comidas tradicionales del Día de Acción de Gracias: pavo relleno de pan, salsa de arándanos, puré de papas, camotes, vainitas, pastel de calabaza. En Ecuador el pavito lo reservamos para navidad, y por lo general se rellena de frutas y se marina con varios días de antelación. Si comemos todo lo que se acostumbra aquí pero en otras presentaciones.

Hace unos años Chico se aventó un exquisito pavo con tamarindos. El año pasado decidimos que era horade crear una tradición familiar y formalizar con el pavito. Ya reclamé propiedad sobre este día y nuestra familia viene a casa. Los monkeys aprenden en la escuela todo sobre estas tradiciones americanas, y quieren que sigamos al pie de la letra cada cosa.

Para mi este dia se ha vuelto súper importante. Todos los días tengo tantas cosas por las que tengo que agradecer, un dia en específico puedo celebrar como tal y reunir a mis seres más amados y agradecer juntos.

A Madre Solo Hay Una le encanta este postre.

A Madre Solo Hay Una le encanta este postre.

Entonces nos sentamos a la mesa, con los abues, la tía y después de brindar y agradecer infinitamente por nuestra salud, la unión, nuestro amor y cada cosa que tenemos, comimos delicioso. Hasta pie de calabaza, y me lo comí a provecho de mi nueva amiga MADRE SOLO HAY UNA. Tempranito nos metimos a la cama, dando gracias por eso también y al día siguiente nos quedamos guardaditos todo el dia.

Aquí el jueves dan gracias y muchos salen el viernes a comprar desaforadamente cosas innecesarias. Entonces por eso también doy gracias, porque ni queremos ni necesitamos nada tan desesperadamente como para participar en esa loquera.

Gracias damos todos los días, pero si un dia al año le puedo dedicar a eso, lo haré. Lo que más me movió fue que Monkey1 agradeciera por las cosas divertidas y por tener a su familia. Y como no voy a agradecer si tengo a mis monkeys junto a mí, y una familia con la que cuento siempre. La salud aunque complicada con Monkey3, está y nos recuerda constantemente lo bueno que es agradecer. Todo lo demás llega solo.