Noche buena muy diversa

borbotones, comida deliciosa, y un sentido de armonía total.

Alguna vez lo he comentado ya, el Chico es ateo y yo soy hedonista. Sin embargo aquí hay un pinito muy bien instalado y un Belén chiquito. También tenemos ahora a la diosa hindú Lakshmi, y el día del solsticio se prendieron velas para rendir tributo al sol. Los monkeys son bautizados en la tradición griega ortodoxa y de acuerdo a esa tradición la fiesta de Navidad es la segunda más importante del año y ellos los saben porque sus Nounes (madrinas) hacen un trabajo excelente enseñándoles esas cosas.

Aquí ya festejamos a San Nicolás el 6 de diciembre, http://www.mamikatabum.com/2013/12/san-nicolas.html?m=1 El les deja a los niños un regalo (algo pequeño) en su zapato y mis monkeys muy felices empezaron los festejos.
A medida que los niños crecen, parece más complicado mantener la ilusión de las fiestas. A pesar de la falta de creencia del Chico, el es parte fundamental de hacer que estas celebraciones sean mágicas. Y precisamente por la diversidad de ideas que vivimos, es primordial sentar ideas en mentes abiertas. La historia del nacimiento de Jesús, debería dejarnos como enseñanza el amor y la bondad de esa noche.
Hasta el siglo IV, no se festejaba Navidad y la fecha se asignó para suplantar las fiestas de Saturnalia (dios sol, solsticio). Las celebraciones de los antiguos romanos y las de hoy son muy similares. Los nativos de América, también festejaban la noche más larga en estas fechas; así que a final de cuentas sin importar en quién creas estamos todos festejando igual.
Hoy día cuando nos sentemos a la mesa, vamos a celebrar las pequeñas y grandes bendiciones de cada día. Vamos a agradecer por todo y sobre todo por todos los que forman parte de nuestras vidas. Vamos a festejar con la diversidad que nos rodea, incorporando nuestras costumbres. 
En uno de los museos de Chicago tienen cada año una exhibición maravillosa de árboles de Navidad alrededor del mundo. La diversidad de cada árbol es simplemente genial y sirve como muestra de que mientras más variado todo es mejor. Celebrar con diversidad es simplemente maravilloso. 
Cuando mis monkeys crezcan, sus recuerdos serán estos. Ellos van a recordar la gente que vivió estos días especiales con ellos, el amor. Los regalos son muy secundarios. No creo que nadie se acuerde de la “x cosa” que no tuvieron porque a final de cuentas los recuerdos se construyen con las experiencias vividas. 
 
Lo que deseo para mi, para ustedes y todos los que quiero es mucha paz, mucho amor y mucha salud… SIEMPRE. 
 
Feliz noche buena!! Feliz todo. 
Abracemos y respetemos la diversidad. Vivir y dejar vivir en paz y tranquilidad 😉

San Nicolás

Dejando zapatos en la ventana para cuando pase San Nicolás.

Dejando zapatos en la ventana para cuando pase San Nicolás.

Ya a medio diciembre. Este mes siempre se va volando y en esta casa siempre es bien recibido.

El 6 de Diciembre es el día de San Nicolás. Si, ese del que se origina el Santa Claus. Según la historia, San Nicolás era un hombre de familia adinerada que se preocupaba mucho por la gente desprotegida (en especial los niños). Nicolás era un sacerdote y llegó a ser arzobispo. En las noches, salía y dejaba moneditas en los zapatos de los niños. Dicen que mientras más viejo el zapato, más moneditas dejaba.

Bueno, dicen que Nicolás hizo varios milagros, pero el más conocido es la reproducción de trigo de un barco. De ahí que es el patrón de los marineros. También de los niños, y lo de las moneditas no es la única razón. Se le atribuyen varios milagros pero bueno, eso es otro cuento.

En esta casa, la noche del 5 de diciembre es cuando oficialmente empezamos la temporada navideña. Cuando ya estamos listos para dormir, nos asomamos a la ventana y dejamos ahí los zapatos de los niños. Vemos al cielo y le deseamos a San Nicolás algo bueno, que se abrigue bien y le agradecemos por visitarnos.

El 6 de diciembre, corremos a la ventana. San Nicolás les deja un regalito pequeño, eso si, algo que los niños hayan deseado con mucha fuerza.  El punto de este festejo no es el regalo. Para nosotros es importante que los monkeys sepan de San Nico y que reconozcan la importancia de dar gracias y desear cosas buenas.

Así que antes de salir al colegio, se van con una gran sonrisa porque San Nicolás nos visitó.

Empezamos así, oficialmente nuestra celebración navideña. Luego les cuento lo de Santa Claus y el quilombo que hay aquí entre el mito y la realidad. Luego le sigue San Basilio (que les trae naranjas y mandarinas) y al final como buenos hijos de mexicano también nos visitarán los Reyes Magos.

Mientras (y hablando de Reyes Magos), lean este post buenísimo de REMORADA.

Feliz noche 🙂