Balada a doña Calaca

se abraza fuerte de su guadaña porque nadie la saca a bailar.
Oiga usted doña Calaca,
no querrá irse a bailar a otro lado?
Ya estuvo bueno por acá…
Creo que su pinche insistencia
se debe a nuestra gran resistencia.
Le propongo un trato,
Usted vaya a bailar por otros lados
que por acá la seguiremos recordando.
Ya se llevó al Guillermito, a Pepito y Aldo
Se llevó a Luz, Toñeta y Nacho…
A cambio nos dejó sus recuerdos y esos son los más pesados. Los cuerpos ya no están pero son eternos como el viento y el mar.
Hace seis meses Doña Calaca se llevó a la Ele, me imagino que estaba usted muy aburrida. Y qué tal? Me imagino que se a de colorear con los cachos que le cuenta mi amiga la de la “chulla teta”.
Y pos ya que… Yo estoy que me lleva la fregada porque los martes ya no está la ojona. Tania cerró sus ojazos, pero todos nos acordaremos siempre de mirada.
Venga doña Calaca, vamos a tomarnos un espolón o dos mientras escuchamos a la Chavela y recordamos las dos.
Eso si, recuerde que se va a ir como vino
sólo con su guadaña en mano
porque aquí todavía todos tenemos mucho por vivir.

Ceremonia

sobre la ceremonia para la que el tipi fue armado.

Antes que nada, quiero reiterar lo sagrado de esta ceremonia y cada paso que lleva a la misma. Para un nativo, un shamán y cualquier persona que tenga la dicha de ser invitado, esta ceremonia debe considerarse como una bendición.

La ceremonia a la que asistí fue dirigida por una shamán tarahumara. Para los tarahumara, la mujer es sumamente sagrada y el eje de todo. Para los tarahumara, la tierra es también sagrada y el respeto al planeta es básico.

Para los tarahumara no existe separación entre nuestro entorno y nosotros, de hecho nuestra inteligencia experimenta a través de cada sentido y cada ser por medio de nuestra madre tierra.

Ahora si, la ceremonia….

Primero que nada, los asistentes tenemos que usar ropa muy cómoda porque vamos a estar ahí más de 24 horas y el ritual empieza con la preparación ceremonial. Las mujeres nos vestimos con faldas largas y tenemos que usar un reboso (chal-chalina), igual que las mujeres tarahumara.

Mientas los hombres preparan el tipi, las mujeres ayudamos con la preparación del temazcal (casa de vapor). En esta ceremonia específica, nos tocó acomodar las telas porque la estructura ya estaba levantada. Cuando tapamos el temazcal, tenemos que asegurarnos que desde adentro no se vea absolutamente nada de luz.

Después del temazcal, las mujeres preparamos las ofrendas sagradas… Chocolate, agua, flores, especias, frutas, tabaco, maíz. Ojo aquí, si alguna de las mujeres tiene su periodo no podrá tocar nada de lo sagrado. Esto es porque durante el periodo (luna) la mujer es mucha más poderosa y atrae mucha energía. Entonces la mujer que tiene su periodo tiene que hacer una serie de siete rezos mientras amarra tabaco dentro de unas telas rojas que se unen con hilo rojo, está cadena se amarra luego a la cintura de la mujer.
El ritual empieza en el altar, todos (menos la mujer en luna) frente al fuego y la shamán pide permiso para iniciar. Se reza a los 4 puntos cardinales. Al sur le pedimos protección, al oeste introspección, al este por comienzos nuevos, y al norte nos encomendamos con nuestros ancestros. También se pide permiso a los dioses del cielo, el sol, el trueno y a la madre tierra. Hecho esto en el fuego se colocan piedras untadas con tabaco que servirán más tarde para el temazcal. La ceremonia a la que fui era una de unión, así que la pareja a ser unida, son los que colocarán las primeras siete piedras.
Este es el primer descanso, podemos tomar agua y comer algo ligero (no hemos comido en todo el día y son ya las  ocho de la noche).
Cuando volvemos al altar, se hacen una serie de rezos y cánticos acompañados de un tambor que también es sagrado. Lo primero es entrar al temazcal para limpiarnos. Así que la shamán ordena como. Afuera se queda alguien que sacará las piedras del fuego y las meterá al temazcal y si hay alguien en luna también se queda fuera.
La función del temazcal es purificar, en el estado de introspección que estamos y combinado con el calor del lugar, el desconecte es total y las visiones son frecuentes. El temazcal duró como media hora, al salir se cambian de ropa (porque están empapados de sudor) podemos tomar más agua.
Ahora entramos al tipi. A la cabecera del altar, se sienta la shamán, a su derecha la persona que toca el tambor y a su izquierda la pareja. En la entrada del tipi se sienta otro de los oficiantes. La mujer en luna puede ahora si participar pero no puede tocar nada de lo sagrado así que alguien tendrá que ayudarle.
La shamán empieza a rezar de nuevo. Dentro del tipi somos familia sentados sobre la madre tierra, todos concentrados en el fuego. La shamán nos habla sobre nosotros, sobre el planeta, sobre la importancia de los niños. Por un momento me pierdo y cuando reacciono la shamán ha empezado ya a pasar la medicina. La medicina es una planta sagrada, que se acompaña de un te que está también preparado con la misma planta y otras hierbas.
Antes de tomar la medicina tienes que tener claros tus propósitos y tienes que hacer un rezo silencioso breve. Cuando la medicina llega a mi, Chico me la pone en la boca (si yo era la de la luna) y luego me da a beber el te. La medicina es de contextura babosa, amarga y difícil de tragar. El te también es amargo. Lo increíble es que después de la medicina siento como mi cuerpo hace un reboot y ahora estoy súper despierta. Ahora escucho al fuego y nada más.
Atrás de la medicina viene el tambor y cada persona tiene que cantar. Cuando fue el turno de Chico, su canto fue tan sentido y tan hermoso que la shamán preguntó si el había hecho esto antes. Este fue el primer ritual de Chico.
Cuando la medicina llega a su punto de partida la shamán reza de nuevo y la medicina sale una vez más. Veo a la pareja y sus caras son increíbles, la novia irradia luz y el novio paz, el la mira y no hay más que amor.  Me entran unas ganas de llorar pero no sale nada. La medicina llega de nuevo a mi, y la segunda vez es más fácil de digerir. Ahora tomo un poco más de te. Mis sentidos están agudos y puedo casi escuchar mis pensamientos. Chico me toma de la mano y sin decir nada puedo sentir todo lo que su mano me dice.
La medicina pasa un total de 4 veces (esto depende de la ceremonia) y al finalizar estamos todos extasiados y en un contacto purísimo con nuestro ser.
Vamos de nuevo al temazcal y ahora la experiencia es subliminal para los que entraron. Todos lloran y se purifican por medio de sus lágrimas. Todos sentimos una sensación de paz, nada nos pesq, los rencores nos han dejado ya. Todo es mágico.
La ceremonia de los novios fue una de amor y su unión fue ratificada en un amor incondicional que está purificado y no guarda ataduras.
Para finalizar, los alimentos que fueron bendecidos serán ahora compartidos por todos.
Sólo se siente paz y amor.
Este tipo de ceremonias son controversiales por la medicina y el mal uso que se le ha dado. El gobierno de Estados Unidos prohíbe su uso, sin embargo la ley de pueblos ancestrales protege el uso de las plantas para uso medicinal y de ceremonias. La planta principal es un alucinógeno tipo 1. 
Mi experiencia fue maravillosa y de verdad me siento renovada, incluso siento una conexión más fuerte con Chico. No entré al temazcal pero espero poder hacerlo pronto para experimentar de primera mano esta paz. 
 
Les gustaría tener una experiencia así? Alguien más lo ha hecho? Que les parece?
 
 
* la segunda foto es de Google images. 

El tipi

Very intense, armed suitcases to vacation, we crossed the country to the Gulf of Mexico, M3 had her first cranial sacral therapy, the grandmother was here and finally we attended a native Mexican ceremony that completely renewed us. 

 
I have a lot to tell, and I’ll start at the end 🙂
Last Saturday, I had the opportunity to participate in a magic ritual native to Mexican natives, the shaman who officiated the ceremony is from the Tarahumara tribe.
The Tarahumara, Rarámuri, are native to the northern region of Mexico. The Tarahumara concentration is in the state of Chihuahua in the Sierra Madre.
In order to participate, they have to invite you or the officiating shaman or one of the people in the circle. The ceremony is extremely sacred and as such has to be done with a clean purpose.
The ritual is long and arduous, all participants have a function. From the ritual I will tell you in detail in the next post. Today I tell you about the tipi.
The tipi is an inverted cone that serves the function of a house. As a construction it is also used for rituals.
To build the tipi, cedar sticks are used. The ceremonial tipi has on average 4 meters of diameter and to arm it the sticks have to be of 6-7 meters.
The cedar is cut by the men who will participate in the ceremony.
First, three sticks are raised in a triangular shape, moored and lifted to form a tripoid. The rope with which they are tied hangs, then 12 more spaced sticks are placed between the first triangle. Each stick goes above the initial knot and the rope is superimposed, it is given a turn and it fits on the three, well until putting the twelve.
Para cubrir la construcción inicial, se usa tradicionalmente piel de bisonte pero se puede usar lienzo. El lienzo cubre los palos y se deja abierto lo que servirá como puerta, el resto se cierra con más cedro que sirve como alfiler para unir los finales. Se deja abierto arriba como ventana que sirve para ventilación y se puede abrir o cerrar según la necesidad.
La parte de abajo del lienzo se une a la tierra con más cedro y ya! Tenemos el tipi.
Con fines ceremoniales, dentro del tipi se forma con tierra o arcilla una luna que sirve de altar para la ceremonia (de esto no hay fotos porque adentro es sagrado).
Un ayudante del shamán es el encargado de hacer la luna y mientras lo hace tiene que rezar y cantar. El proceso para esa persona es realmente cansado, más espiritual que físicamente. Cuando acaba tiene que retirarse a reposar.
En el centro del tipi, se hace una hoguera y todos los participantes en la ceremonia nos sentamos en círculo alrededor del fuego. El/la shamán se sienta atrás del altar de luna (contrario a la puerta), uno de los oficiantes se sienta en la puerta y la persona que toca el tambor se sienta a la derecha del shamán.
Cada ceremonia tiene propósitos distintos y cada participante pide por lo que quiere. Dependiendo de la nación indígena y del shamán, estas ceremonias se hacen varias veces por semana o sólo en contadas ocasiones por año. Las ceremonias también pueden ser pedidas por diferentes razones, como pedir por la salud de alguien o por matrimonios.
My experience with this ritual was magical. Each moment presented me with a new opportunity to breathe better. The tipi is only part of the ritual, on Thursday I will tell you about the ceremony, I wait for you here.
These kinds of rituals bring us closer to the natural, teaching us to love the new. Neither I nor Chico are from Chihuahua, however being able to present these monkeys to the monkeys helps us to bring them closer to Mexico and Ecuador. 
 
Hope you liked it, now you know how to put together a tipi 🙂 

Líos bilingües

existen. Como les contaba en “Llorones, Berrinches y Padres aguantadores” yo también criticaba a los niños que se lanzaban al suelo a llorar sin motivo. ¿Y saben qué más me parecía insólito? Los hijos de extranjeros que no hablan la lengua de sus padres.

Bueno, yo les he dicho que soy del Ecuador y mi esposo es de México, pero medio italiano. Vivimos en Chicago y atendemos servicios religiosos en griego. Mi esposo es un genio para aprender idiomas y aparte está muy bien educado en reglas del castellano, su castellano es pulcro (con un acento super norteño “i’ñor”).  Yo tengo un acento correteado que ya no sé de donde es, me encantan los idiomas pero no los aprendo con facilidad y aunque el castellano es mi lengua primaria, llevo media vida en inglés.

Chicago es una ciudad maravillosa con gente de todas partes y por ende en esta ciudad se respira pluriculturalidad. No solo ves gente de todas partes, ni escucha idiomas distintos por donde vayas sino que las opiniones e ideas que escuchas son formadas basadas en el contexto de quienes somos y de quienes nos rodeamos.

Hay lugares en Chicago como “La Villita”, donde todos hablan castellano mexicano. Hay otros como “Devon” donde todos hablan árabe. Esta “Albany Park” donde hay una fusión loquísima de sudamericanos o “Taylor” donde los ítalo-americanos que solo hablan inglés lo hacen con acento italiano.

Cuando nació Monkey1, mi esposo y yo coordinábamos horarios de trabajo y M1 nunca fue a la guardería. Cuando no estaba con nosotros, estaba con las tías o mis padres y absolutamente todo era en castellano. El pequeño bodoquito hasta decía que era de “Quito veeef”. Ahora, a sus 7 años sigue hablando castellano y hasta hace chistes con sus acentos norteños, costeños, quiteños.

Monkey2 en cambio fue a la guardería desde un poco antes de los 2 años. La pequeña se tomó tiempo en aprender a hablar y de chica a todo le gritaba “CAMAYAAAA”. En la guardería era la única latina. Hace unos meses empezó a cantar “alpha, beta, gamma, delta, epsilon, zeta, eta, theta…”, la Kukla (muñeca en griego) tiene un don para los idiomas. Vamos a una iglesia griega y estudia en colegio griego, la he escuchado intercambiar palabras en griego con sus madrinas y amigas. Pero de castellano… lo entiende, lo habla pero le da “cosita” hablarlo. El asunto es no quitar el dedo del renglón e insistir poco a poco, que no quiero que le agarre fobia.

Monkey3 y su castellano, me hacen ver como mala madre. El prefiere morir de sed antes que pedir agua. Y yo, he dado el brazo a torcer. ¡Lo tengo roto! M3, nació con sordera parcial. Gracias a operaciones, terapia de lenguaje y mucho tiempo de espera ya habla. Todas sus terapias son en inglés, su mundo entero es en inglés y para mí ya es ganancia que él hable.

Los 3 saben la importancia del castellano, saben de dónde vienen pero cuando se trata de hablar ni ellos ni yo nos volvemos muy locos si no nos entendemos. Chico y yo que hablamos castellano, a veces no nos entendemos porque los modismos son distintos. Antes de tener hijos jurábamos que les hablaríamos siempre en español. Pero entre su ahorita (en  un rato, Mex.) y el mio (right now) y que si son guaguas, críos o wercos, nos hemos desviado por la vía de la lengua común que es el inglés.

Los primeros años son importantísimos para aprender otro idioma, pero también para entendernos y aprender BIEN aunque sea uno.

El sistema educativo en la ciudad que vivimos es muy deficiente y he escuchado demasiadas veces que los niños que hablan más de un idioma NO aprenden bien ninguno. Eso es un mito ridículo, creo por experiencia que el hablar más de un idioma te da la delantera en mucho, aprendes y comprendes mejor muchas cosas. En las escuelas aquí aunque se enseñe un idioma diferente, no se enseña bien y de verdad creo que nadie se beneficia del mal aprender.

Como estamos criando a los niños no es como yo lo había imaginado. Estamos avanzando lento y en un idioma que tanto para Chico como para mi es “nuevo”, pero vamos aprendiendo bien. Lento pero seguro. Apoyo sin objeción la enseñanza de un nuevo idioma, del idioma materno/paterno pero también creo que se debe respetar que no para todos funciona el esquema. Todos aprendemos distinto y todos progresamos distinto. Seguiremos leyendo en español, mi esposo les lee también en italiano, yo les cuento cuentos incas y aunque no hablo quechua les suelto las pocas palabras que se. Suena contradictorio que no les fuerce el castellano pero haga lo que acabo de decir, pero aprender de donde vienen va más allá de un idioma. Van aprendiendo modismos de todo lado y aunque aún no son 100% bilingües, vamos para allá. Lo que si les puedo decir con seguridad es que son ciudadanos del mundo J esponjas listas para aprender. Es aprendizaje familiar, ellos también nos enseñan mucho.

http://www.fuett.mx/estos-genios-nos-ensenan-que-es-tan-dificil-hablar-espanol/

Día de muertos

In Ecuador on November 2, the day of the deceased (not the dead) is commemorated. From the previous night the cemeteries are filled with people who are carrying the favorite food of the deceased and of course the  COLADA MORADA AND THE GUAGUAS DE PAN  (bread in the form of a person). The tombs are cleaned and filled with flowers and people remember their dead. In some places, they do processions with village band, it is like seeing a funeral again and again.

Laylita photo www.laylita.com

Laylita photo www.laylita.com

When I was a child, I would go to sleep in fear, thinking of the dead who returned, the tears and sorrows that they dragged. I never liked hearing the stories of the dead or seeing the processions they did to remember something so sad.

Photo of Diario Hoy.

Photo of Diario Hoy.

In Mexico on November 2 is celebrated the day of the dead. People prepare altars for offerings and remember with joy the lives of those who are no longer there. These rituals have been celebrated for at least 3000 years. The Mesoamerican natives kept the skulls of their dead and offered them as an offering to the goddess

"Calavera Garbancera" José Guadalupe Posada.

“Calavera Garbancera” José Guadalupe Posada.

Mictecacihuatl, she was the “lady of death” and is now represented as La Catrina.

Of all the Mexican customs, I believe that the day of the dead is the most beautiful and representative. Every year at home we eat bread guaguas and drink purple, this year we made our first altar of death and incorporated the bread of death and tamales.

Our First Altar of the Dead.

Our First Altar of the Dead.

For 3 years we have visited the exhibition of dead in the Mexican Museum and we always bring calaveritas, but this is the first year in which we explain why they make the skulls and what the celebration is about. We made a simple altar, and we took pictures of my two grandparents. As we did not have photos of my husband’s grandparents, we wrote their names and we put a skullcap to each one. At the altar we put salt bread (which was my grandfather’s favorite William), but Monkey3 ate it all at once.

Para mí es muy importante que los niños crezcan recordando las tradiciones de sus raíces, y la tradición del día de muertos, se me hace la más hermosa porque la gente celebra la vida. Es increíble como la muerte de un ser amado nos acerque al entendimiento de amor y vida. Desde el 1ro de noviembre los mexicanos se preparan recordando a los suyos. Parte de recordar es volver a vivirlo y por eso hay un altar que representa quienes fueron en vida, además escriben CALAVERAS que son versos escritos a manera de epitafio. El máximo exponente de esta expresión literaria y artística  fue José Guadalupe Posada, quien irónicamente murió solo, sin una sola llorona y terminó enterrado en una fosa común.

Les conté a mis hijos como a mi abuelito Guillermo le encantaba caminar, el campo y comer pan (igual que a Monkey3). Les conté que a mi abuelito Pepe le gustaba su sopa no caliente, le encantaba hablar y sentarse cerca de su ventana a ver la gente pasar. Les conté de mis bisabuelas Luz que siempre tenía la casa más fresca y dulces para nosotras y de Julia que nos preparaba una machica deliciosa mientras nos contaba del abuelito. Les conté sobre la sopa de fideo de la abuelita Toñeta y también lo que me habían contado sobre los abuelitos Aldo e Ignacio.

The monkeys were fascinated with the stories and want to know more about them. Next year I would like to make an altar with the photos of all those who are no longer there and with the steps and everything that should go in an offering of dead. Meanwhile, I take my purple laundry and the monkeys eat dead bread.

While I invite you to read this  CALAVERA  written by Gary Ramos, one of the main characters is Matías.

Mitad del mundo

Crecí en la mitad del mundo, cada mañana cuando despertaba veía toda una cordillera de volcanes y era fácil que mis pulmones se llenaran de aire puro.

Hace 13 años mi familia emprendió un éxodo que nos trajo a una ciudad muy distinta. Yo tenía 16 años y en ese entonces mi prioridad era aprender inglés, acabar el colegio y algún día convertirme en maestra. En el camino universitario me encontré una carrera nueva (historia del arte) y con el tiempo acabe ese escalón de mi educación.

Hoy no soy profesora, pero todos los días enseño y me gusta creer que soy filósofa porque todos los días aprendo. Nunca pensé que antes de mis 30 años me encontraría un ser que me llena y complementa y menos que podría tener un hijo, menos tres!

Cuento con una familia incansable de amor y apoyo, con un esposo mágico, unos niños que me sacan canas verdes mientras me llenan de amor.

En esta casa somos tan mexicanos, como somos ecuatorianos, también somos un poquito italianos como la familia paterna de Chico y un poquito griegos; lo que si somos es 100% crazies. Celebramos cada festividad de aquí, allá y más allá. Comemos tortillas y arroz. Decimos guaguas y wercos, choclo y elote. A veces y aunque llevamos casados bastante tiempo y hablamos el mismo idioma se nos cruzan y mal entendemos nuestras expresiones.

Nunca pensé que ser mamá vendría tan lleno de emociones y con tantas piedritas que en el camino hay que quitar. Nunca supe que el amor te enseñaba paciencia y más amor. Y ahora más que nunca recuerdo cuando mi mamá me decía “mientras más piensas más grande es tu cerebro”, porque lo mismo se aplica para el corazón.

Vista del Cayambe desde Quito. Cortesia de www.panoramio.com

Vista del Cayambe desde Quito.
Cortesia de www.panoramio.com