Líos bilingües

existen. Como les contaba en “Llorones, Berrinches y Padres aguantadores” yo también criticaba a los niños que se lanzaban al suelo a llorar sin motivo. ¿Y saben qué más me parecía insólito? Los hijos de extranjeros que no hablan la lengua de sus padres.

Bueno, yo les he dicho que soy del Ecuador y mi esposo es de México, pero medio italiano. Vivimos en Chicago y atendemos servicios religiosos en griego. Mi esposo es un genio para aprender idiomas y aparte está muy bien educado en reglas del castellano, su castellano es pulcro (con un acento super norteño “i’ñor”).  Yo tengo un acento correteado que ya no sé de donde es, me encantan los idiomas pero no los aprendo con facilidad y aunque el castellano es mi lengua primaria, llevo media vida en inglés.

Chicago es una ciudad maravillosa con gente de todas partes y por ende en esta ciudad se respira pluriculturalidad. No solo ves gente de todas partes, ni escucha idiomas distintos por donde vayas sino que las opiniones e ideas que escuchas son formadas basadas en el contexto de quienes somos y de quienes nos rodeamos.

Hay lugares en Chicago como “La Villita”, donde todos hablan castellano mexicano. Hay otros como “Devon” donde todos hablan árabe. Esta “Albany Park” donde hay una fusión loquísima de sudamericanos o “Taylor” donde los ítalo-americanos que solo hablan inglés lo hacen con acento italiano.

Cuando nació Monkey1, mi esposo y yo coordinábamos horarios de trabajo y M1 nunca fue a la guardería. Cuando no estaba con nosotros, estaba con las tías o mis padres y absolutamente todo era en castellano. El pequeño bodoquito hasta decía que era de “Quito veeef”. Ahora, a sus 7 años sigue hablando castellano y hasta hace chistes con sus acentos norteños, costeños, quiteños.

Monkey2 en cambio fue a la guardería desde un poco antes de los 2 años. La pequeña se tomó tiempo en aprender a hablar y de chica a todo le gritaba “CAMAYAAAA”. En la guardería era la única latina. Hace unos meses empezó a cantar “alpha, beta, gamma, delta, epsilon, zeta, eta, theta…”, la Kukla (muñeca en griego) tiene un don para los idiomas. Vamos a una iglesia griega y estudia en colegio griego, la he escuchado intercambiar palabras en griego con sus madrinas y amigas. Pero de castellano… lo entiende, lo habla pero le da “cosita” hablarlo. El asunto es no quitar el dedo del renglón e insistir poco a poco, que no quiero que le agarre fobia.

Monkey3 y su castellano, me hacen ver como mala madre. El prefiere morir de sed antes que pedir agua. Y yo, he dado el brazo a torcer. ¡Lo tengo roto! M3, nació con sordera parcial. Gracias a operaciones, terapia de lenguaje y mucho tiempo de espera ya habla. Todas sus terapias son en inglés, su mundo entero es en inglés y para mí ya es ganancia que él hable.

Los 3 saben la importancia del castellano, saben de dónde vienen pero cuando se trata de hablar ni ellos ni yo nos volvemos muy locos si no nos entendemos. Chico y yo que hablamos castellano, a veces no nos entendemos porque los modismos son distintos. Antes de tener hijos jurábamos que les hablaríamos siempre en español. Pero entre su ahorita (en  un rato, Mex.) y el mio (right now) y que si son guaguas, críos o wercos, nos hemos desviado por la vía de la lengua común que es el inglés.

Los primeros años son importantísimos para aprender otro idioma, pero también para entendernos y aprender BIEN aunque sea uno.

El sistema educativo en la ciudad que vivimos es muy deficiente y he escuchado demasiadas veces que los niños que hablan más de un idioma NO aprenden bien ninguno. Eso es un mito ridículo, creo por experiencia que el hablar más de un idioma te da la delantera en mucho, aprendes y comprendes mejor muchas cosas. En las escuelas aquí aunque se enseñe un idioma diferente, no se enseña bien y de verdad creo que nadie se beneficia del mal aprender.

Como estamos criando a los niños no es como yo lo había imaginado. Estamos avanzando lento y en un idioma que tanto para Chico como para mi es “nuevo”, pero vamos aprendiendo bien. Lento pero seguro. Apoyo sin objeción la enseñanza de un nuevo idioma, del idioma materno/paterno pero también creo que se debe respetar que no para todos funciona el esquema. Todos aprendemos distinto y todos progresamos distinto. Seguiremos leyendo en español, mi esposo les lee también en italiano, yo les cuento cuentos incas y aunque no hablo quechua les suelto las pocas palabras que se. Suena contradictorio que no les fuerce el castellano pero haga lo que acabo de decir, pero aprender de donde vienen va más allá de un idioma. Van aprendiendo modismos de todo lado y aunque aún no son 100% bilingües, vamos para allá. Lo que si les puedo decir con seguridad es que son ciudadanos del mundo J esponjas listas para aprender. Es aprendizaje familiar, ellos también nos enseñan mucho.

http://www.fuett.mx/estos-genios-nos-ensenan-que-es-tan-dificil-hablar-espanol/

Día de muertos

In Ecuador on November 2, the day of the deceased (not the dead) is commemorated. From the previous night the cemeteries are filled with people who are carrying the favorite food of the deceased and of course the  COLADA MORADA AND THE GUAGUAS DE PAN  (bread in the form of a person). The tombs are cleaned and filled with flowers and people remember their dead. In some places, they do processions with village band, it is like seeing a funeral again and again.

Laylita photo www.laylita.com

Laylita photo www.laylita.com

When I was a child, I would go to sleep in fear, thinking of the dead who returned, the tears and sorrows that they dragged. I never liked hearing the stories of the dead or seeing the processions they did to remember something so sad.

Photo of Diario Hoy.

Photo of Diario Hoy.

In Mexico on November 2 is celebrated the day of the dead. People prepare altars for offerings and remember with joy the lives of those who are no longer there. These rituals have been celebrated for at least 3000 years. The Mesoamerican natives kept the skulls of their dead and offered them as an offering to the goddess

"Calavera Garbancera" José Guadalupe Posada.

“Calavera Garbancera” José Guadalupe Posada.

Mictecacihuatl, she was the “lady of death” and is now represented as La Catrina.

Of all the Mexican customs, I believe that the day of the dead is the most beautiful and representative. Every year at home we eat bread guaguas and drink purple, this year we made our first altar of death and incorporated the bread of death and tamales.

Our First Altar of the Dead.

Our First Altar of the Dead.

For 3 years we have visited the exhibition of dead in the Mexican Museum and we always bring calaveritas, but this is the first year in which we explain why they make the skulls and what the celebration is about. We made a simple altar, and we took pictures of my two grandparents. As we did not have photos of my husband’s grandparents, we wrote their names and we put a skullcap to each one. At the altar we put salt bread (which was my grandfather’s favorite William), but Monkey3 ate it all at once.

Para mí es muy importante que los niños crezcan recordando las tradiciones de sus raíces, y la tradición del día de muertos, se me hace la más hermosa porque la gente celebra la vida. Es increíble como la muerte de un ser amado nos acerque al entendimiento de amor y vida. Desde el 1ro de noviembre los mexicanos se preparan recordando a los suyos. Parte de recordar es volver a vivirlo y por eso hay un altar que representa quienes fueron en vida, además escriben CALAVERAS que son versos escritos a manera de epitafio. El máximo exponente de esta expresión literaria y artística  fue José Guadalupe Posada, quien irónicamente murió solo, sin una sola llorona y terminó enterrado en una fosa común.

Les conté a mis hijos como a mi abuelito Guillermo le encantaba caminar, el campo y comer pan (igual que a Monkey3). Les conté que a mi abuelito Pepe le gustaba su sopa no caliente, le encantaba hablar y sentarse cerca de su ventana a ver la gente pasar. Les conté de mis bisabuelas Luz que siempre tenía la casa más fresca y dulces para nosotras y de Julia que nos preparaba una machica deliciosa mientras nos contaba del abuelito. Les conté sobre la sopa de fideo de la abuelita Toñeta y también lo que me habían contado sobre los abuelitos Aldo e Ignacio.

The monkeys were fascinated with the stories and want to know more about them. Next year I would like to make an altar with the photos of all those who are no longer there and with the steps and everything that should go in an offering of dead. Meanwhile, I take my purple laundry and the monkeys eat dead bread.

While I invite you to read this  CALAVERA  written by Gary Ramos, one of the main characters is Matías.

Mitad del mundo

Crecí en la mitad del mundo, cada mañana cuando despertaba veía toda una cordillera de volcanes y era fácil que mis pulmones se llenaran de aire puro.

Hace 13 años mi familia emprendió un éxodo que nos trajo a una ciudad muy distinta. Yo tenía 16 años y en ese entonces mi prioridad era aprender inglés, acabar el colegio y algún día convertirme en maestra. En el camino universitario me encontré una carrera nueva (historia del arte) y con el tiempo acabe ese escalón de mi educación.

Hoy no soy profesora, pero todos los días enseño y me gusta creer que soy filósofa porque todos los días aprendo. Nunca pensé que antes de mis 30 años me encontraría un ser que me llena y complementa y menos que podría tener un hijo, menos tres!

Cuento con una familia incansable de amor y apoyo, con un esposo mágico, unos niños que me sacan canas verdes mientras me llenan de amor.

En esta casa somos tan mexicanos, como somos ecuatorianos, también somos un poquito italianos como la familia paterna de Chico y un poquito griegos; lo que si somos es 100% crazies. Celebramos cada festividad de aquí, allá y más allá. Comemos tortillas y arroz. Decimos guaguas y wercos, choclo y elote. A veces y aunque llevamos casados bastante tiempo y hablamos el mismo idioma se nos cruzan y mal entendemos nuestras expresiones.

Nunca pensé que ser mamá vendría tan lleno de emociones y con tantas piedritas que en el camino hay que quitar. Nunca supe que el amor te enseñaba paciencia y más amor. Y ahora más que nunca recuerdo cuando mi mamá me decía “mientras más piensas más grande es tu cerebro”, porque lo mismo se aplica para el corazón.

Vista del Cayambe desde Quito. Cortesia de www.panoramio.com

Vista del Cayambe desde Quito.
Cortesia de www.panoramio.com