La hermandad de las Madres

Al ser parte de un grupo vemos ajenos las realidades de otros grupos. Recuerdo cuando vivía en Ecuador y veía películas estadounidenses donde los universitarios estaban todos afiliados a x o y grupo. No fue hasta que llegué a la universidad aquí en Chicago que viví eso y formé parte de uno de esos grupos.
Pensé que al acabar la vida universitaria la “segregación” grupal acabaría pero en realidad sólo cambiamos de atmósfera.
Ser madres nos ubica automáticamente en el grupo de “progenitorus e cuidadorus sapiens” pero ahí no para la cosa. Cada madre es un mundo distinto, cada quién tiene su estilo de amar y criar y cada quién lo hace (creo yo) como mejor puede.
Con M1 era “mater alertus” porque todo era nuevo y fascinante. M1 fue un bebé muy pacífico y aparte de dos meses de cólico infernal, no dio nunca ni un dolor de cabeza.
Con la Kukla evolucioné en muchos aspectos como madre (eso todos los días con cada hijo). Comencé a reconocer los hábitats de los demás padres, por ahí están las madres helicópteros, las que dan teta, las que no dan teta, las que gritan, las que jamás ponen mala cara… Cada grupo de madres tiene su némesis.
Con M3 descubrí el grupo de los “madres especiales” y ahora soy parte de ese grupo.
Con tantos humanos procreando en el mundo, hay muchos grupos sin embargo tenemos algo en común. TODAS TENEMOS INSTINTO PROTECTOR no sólo por nuestros hijos si no por los demás niños.
Esto es definitivamente lo más padre de ser madre! No somos iguales, pensamos, criamos y amamos distinto pero ninguna es mejor que la otra.

Este video que encontré en la red explica ese sentimiento tan bonito de seguridad y paternidad. Disfrútenlo!

Tu eres de algún grupo? Dale dime que opinas.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn